Acto por un rerférndum sobre el llamado “Plan Bolonia”

El pasado martes 28 de abril volvimos a salir a la calle. Una vez más, para hacernos oír, y creemos que algo nos oyeron.

Esta vez, además de mostrar nuestro rechazo al llamado “Plan Bolonia”, nos plantábamos frente al Rectorado para exigir un referéndum a través del que la comunidad universitaria de Cádiz se pudiera pronunciar sobre todo este proceso de reformas. Para ello, “cerramos el Rectorado”. La idea era “tapiar” la puerta del Recotorado con un “muro de urnas” hecho de cajas de cartón. Y, al menos por unos 15 minutos – hasta la llegada de la policía – el Rectorado estuvo cerrado por nuestras urnas.

En el centro de la calle, en el suelo, otra urna de cartón en la que la gente que por allí pasaba – unas 140 personas – fueron depositando su voto, a favor o en contra de “Bolonia” , mostrándose así favorable a la celebración del referéndum que desde la asamblea seguimos exigiendo.

Y seguimos exigiéndolo porque en el debate de ayer – en el que la presencia del Rector fue tan ruda y hostil como prescindible y testimonial, ya que tras sus cinco minutos de perorata eurocentrista a favor de “Bolonia” se marchó sin más – el vicerrector de innovación, Eduardo Blanco, nos transmitió, haciendo las veces de vocero del Rector, que “referéndum ,no”.

Pues eso, ya lo veremos.

Os dejamos unas fotos del acto del 28 de abril.

P1000207_small

P1000210_small

Acto frente al Rectorado de Cádiz: ¡REFERÉNDUM YA!

REFERÉNDUM YA!!!!!

Martes 28 de abril,

13:00 horas Plaza de San Antonio, Cádiz

Nadie nos ha preguntado si queremos que el llamado Plan Bolonia sea “instalado” en nuestra educación. Así que desde la Asamblea de Estudiantes de Cádiz hacemos un llamamiento a toda la comunidad educativa: alumnos de insti y facultad, profesores, etc., y a la población en general, para que se una a nosotros el martes 28 de abril a las 13:00 horas, para pedir al rector de la Universidad de Cádiz que convoque el referéndum que merecemos, ya que es nuestro futuro el que está en juego. Además se pedirá la moratoria del plan, etc. Para ello colocaremos delante del Rectorado un muro de “urnas”. Asistid, todos somos importantes.

Desde principios de curso, al igual que años atrás, el movimiento estudiantil lucha contra el llamado “Plan Bolonia”, la cual entendemos por el análisis que hacemos que supondrá su mercantilización, privatización y elitización, en un intento de adaptar el contenido de la carrera a las exigencias del mercado laboral. Este es el mercado que los mismos empresarios a través del último documento de la ANECA definen como precario y flexible, presentando estas condiciones  como fijas e inmutables.  

Desde principios de curso hemos conseguido varios triunfos, entre los que destacamos un debate público (con lleno absoluto en el aula magna) con el decano de filosofía y letras así como con un vicerrector e iniciar un debate muy rico sobre una alternativa universitaria, así como (lo más importante) conformar un grupo importante de universitarios y de institutos que sean críticos con la sociedad en su conjunto, con un análisis rico y radical (solucionando los problemas de raiz). 

Así que ante la presentación de los diez títulos de grado a aplicar a partir del año que viene y uniéndoles los bocetos de otros títulos a aplicar en el futuro, confirmando lo que todos ya sabíamos, exigimos al rector que ante una cierta opinión pública que hemos sido capaces de crear, se lleve a cabo un referéndum sobre dicha reforma, en el cual la comunidad universitaria sea capaz de volcar su opinión sobre el plan Bolonia, y pedimos que ante un resultado negativo de éste, se lleve a cabo una moratoria sobre la aplicación de los títulos de grado en Cádiz. 

NO A LA LOU, NO A BOLONIA

POR UN REFERÉNDUM ANTE LA REFORMA

POR UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA Y DE CALIDAD”

MIÉRCOLES 1 DE ABRIL: DÍA DE RABIA Y ROSAS

dias-de-rabia-y-rosas-cartel

El miércoles 1 de abril [a las 18:00 horas, frente al Rectorado, como dice el cartel]  inundaremos el centro de Cádiz para mostrar nuestro rechazo a la represión organizada contra el movimiento estudiantil (el catalán en este caso).

“Los que corrían delante de los grises” ahora nos mandan a sus perros para callar nuestra protesta. ¡”Apañaos” van!

project1pngdias-vino-rosas-cartel

RESPUESTA AL EDITORIAL DE AULA MAGNA

El editorial del Aula Magna, del lunes 9 de marzo de 2009, nos obliga a dar una respuesta que no está basada en nuestros argumentos concretos contra el ‘Plan Bolonia’, ya sobradamente expuestos en otros foros. Creemos que un discurso deliberadamente vacío como el expuesto en dicho editorial busca más confundir a la opinión pública que abrir un debate sobre la universidad. Merece una réplica de otra índole, que exponemos a continuación:

Se acusa al movimiento asociativo estudiantil de estar huérfano de ideas-fuerza, mientras se enarbola el ambiguo estandarte del progreso.

Se niega la existencia del ‘Plan Bolonia’ y se habla de un largo proceso. Bien, con más razón nos levantamos, como último eslabón de una cadena de resistencia, que cuenta con antecedentes como la oposición a la LOU.

Se nos piden alternativas y matices; pero la ministra no acude a los debates y las autoridades universitarias se olvidan de la palabra ¿referen…dum?

Claro, en vistas del deplorable estado del movimiento estudiantil, se atreven a darnos consejos: “por ejemplo, luchad por dotar a las universidades de independencia moral y científica frente a cualquier poder político, económico e ideológico”. Pero cuando denunciamos la introducción de la lógica empresarial como dinámica rectora de la universidad, o cuando insistimos en que no basta una universidad pública, sino que ésta debe ser crítica y adaptarse a la realidad social, desvirtúan mediante comisiones de expertos -sofistas, en otros tiempos- esa misma “realidad”.

Ya basta. No hay ningún “se”, no sólo son “ellos” y “nosotros”. Hay todo un espacio intermedio por conquistar, todo un discurso por desenmascarar. Empecemos por identificarlo: está presente de manera consciente en personas, en grupos sociales cuya estrecha lógica del beneficio económico convence a quienes, de manera inconsciente, interiorizamos sus imposiciones. Llamemos a las cosas por su nombre. Hasta que llegue ese momento, toda discusión quedará subordinada a la desenfrenada carrera que, a lomos del capitalismo, nos conduce directos al vacío, a la nada.

Fdo.: Asamblea de estudiantes anti-Bolonia de la UCA.

El encierro en la prensa

Próximas citas del movimiento anti-Bolonia en Cádiz

  • Lunes 9 de marzo: comienza un encierro en la Facultad de Filosofía y Letras que durará hasta el 12 de Marzo, día de la Huelga estudiantil y de la Manifestación
  • Martes 10 de marzo: charla en el aula 4 a las 18:30 horas de la Facultad de Medicina (junto al Teatro Falla en Cádiz) a cargo de José María Tienda, médico madrileño y militante del Movimiento Asambleario de los Trabajadores de la Sanidad sobre la lucha por la defensa de la Sanidad Pública.
  • Jueves 12 de Marzo: Manifestación contra el Plan Bolonia. Salida desde la Plaza de San Antonio hasta la Subdelegación del Gobierno.

MANIFIESTO DE ESTUDIANTES DE LA UCA CONTRA BOLONIA

MANIFIESTO DE ESTUDIANTES DE LA UCA CONTRA BOLONIA:

DIRIGIDO A PROFESORES DE LA UCA

Nuestra posición ante el llamado “Plan Bolonia” parte de una crítica radical del mismo. Junto al discurso oficial que pretende que “Bolonia” es la revolución que necesita la Universidad europea existe otro discurso que plantea que el problema no es la “Declaración de Bolonia” en sí misma, sino toda la parafernalia que la rodea y que, según éstos, poco tiene que ver con el texto original. Nosotros no pensamos así. Entendemos que el problema no está en lo que rodea a la reforma, sino en la propia raíz de la misma.

Para no quedarnos en un análisis superficial, debemos saber que “Bolonia” no es una propuesta autónoma de nuestros representantes en Europa. “Bolonia” nace de unos acuerdos que se remontan a la “Estrategia de Lisboa” que, en líneas generales, entendemos como el plan estratégico para construir una Europa neoliberal que plantea una reestructuración de todos los servicios públicos y una revisión de las conquistas sociales. Es la Europa del capital que franceses, holandeses e irlandeses han rechazado a través de las urnas.

Una Europa que se está desvelando también como un proyecto poco democrático. Por un lado, el discurso oficial habla de “progreso”, presentando a los sectores más críticos de la sociedad como enemigos del mismo y, por tanto, como enemigos de Europa (no es de extrañar que a quiénes nos oponemos a “Bolonia” se nos tache así de anti-europeos). Y por otro, se imponen reformas como ésta, obviando la participación de los ciudadanos y dejando a éstos fuera de todo proceso de toma de decisiones. Entendemos que el “Plan Bolonia” se está implantando sin transparencia en la información y sin democracia en los métodos.

En este sentido, creemos que los responsables de la aplicación de “Bolonia” están perdiendo legitimidad. Es cierto que las instituciones democráticas dan a nuestros representantes esa legitimidad necesaria en toda democracia, pero pensamos que ésta no es un concepto inmóvil, sino que debe existir una relación dialéctica entre representante e institución y representados. Desde el momento en el que somos miles por todo el Estado los que nos oponemos a esta reforma que se está aplicando sin transparencia y sin nuestra participación real, no podemos aceptar el discurso de las autoridades que pretenden escudarse y justificarse en base a una legitimidad que creemos no merecen.

MARCO GENERAL

El “Proceso de Bolonia” se inserta dentro de una reestructuración global de la sociedad, que se presenta desde los organismos internacionales como una consecuencia ineludible derivada de la evolución del capitalismo tardío. El llamado Estado del Bienestar sigue así su deterioro, en un afán de emular el modelo social estadounidense, potencia garante del neoliberalismo.

¿Qué consecuencias tiene esto para la Universidad? Bolonia no abole, sino que simplemente omite la consideración de la Universidad como un espacio crítico público, un ente que promueve una verdadera transformación social y no la consolidación de una tendencia marcada por los poderes económicos a nivel mundial. Según el modelo que se pretende implantar, la Universidad queda subordinada al mercado y la rentabilidad –entendida como un concepto puramente económico- se convierte en el criterio primordial a la hora de valorar la educación. En un discurso característico del neoliberalismo se habla de adaptar la Universidad a las necesidades de la sociedad, para después afirmar que esas necesidades sociales son las necesidades del mercado. La asunción de los conceptos sociedad y mercado como sinónimos es la principal perversión de esta reforma educativa y, contrariamente a lo que defienden algunos medios, esta cuestión se encuentra explícitamente en la “Declaración de Bolonia”. Como decíamos, no es consecuencia de una mala aplicación de la propuesta –que no Directiva- europea.

Al margen de estos problemas estructurales, la precariedad laboral actual, la ineficacia de los organismos reguladores y no reguladores del mercado, las periódicas crisis del sistema y un largo etcétera, son indiscutibles síntomas de que la liberalización no es el camino a seguir. Y menos aún en un ámbito social fundamental como es la educación. A no ser que renunciemos definitivamente a la idea de que la persona es más importante que el mercado.

APLICACIÓN

Aterrizando ya sobre la nueva estructuración de las carreras, entendemos que ésta producirá una elitización de la educación. La división de los estudios en grados y posgrados fomenta una formación general enfocada a un mercado laboral precario, dando más importancia a las competencias –que no son otras que las que demandan las empresas- por encima de la formación personal. Los posgrados pretenden complementar esta oferta educativa con una formación más específica; pero el elevado precio de los estudios de posgrado y la necesidad de realizarlos para poder acceder en mejores condiciones al mercado laboral, implican esa elitización que denunciamos. Este proceso se ve reforzado con la introducción en los posgrados de las “becas-préstamos”, que no son más que un eufemismo de hipotecas.

Respaldando el criterio empresarial dentro de la Universidad se establecen prácticas no remuneradas en empresas privadas, pagadas por el estudiante dentro del conjunto de los créditos. La Universidad se convierte así en una cantera de recursos humanos al servicio del capital.

Uno de los pilares básicos sobre los que se asienta el Plan Bolonia y posiblemente al que más difusión se ha dado y más comentarios ha recibido, tanto desde la prensa como desde altos cargos universitarios, versa sobre el incentivo para la movilidad entre estudiantes, docentes e investigadores de distintas universidades europeas. Esta movilidad se sustenta en la supuesta homologación casi automática de títulos y créditos. Partiendo de esta idea y basándonos en textos jurídicos de la propia UE y de la ANECA (como órgano estatal) podemos afirmar que esto se encuentra lejos de hacerse realidad, dada la imposibilidad e incapacidad legal con que las propias universidades se encuentran para acordar dichas homologaciones. Estos postulados europeos chocan frontalmente con las legislaciones nacionales sobre movilidad.

Nosotros participamos de la opinión de que la movilidad siempre es algo positivo y enriquecedor, académica y humanamente. El problema surge cuando el silencio es absoluto a la hora de explicar las medidas que se deben adoptar para llegar a esa capacidad de movilidad y homologación de créditos. Intentando rellenar ese vacío acudimos al Directorio General para la Educación y Cultura de la Comisión Europea, a su documento del 7 de Mayo del 2007 en el que se reconocen las dificultades para alcanzar estos acuerdos, aportando como solución “que sean las autoridades competentes (universidades, ministros y empresas) los que elaboren las decisiones sobre este reconocimiento y homologación de créditos”. Ofreciendo “ayuda para lograr un marco de acuerdos que permita al estudiante individual predecir el posible reconocimiento posterior de sus estudios”, pero tan sólo en aquellas instituciones con las que se hayan alcanzado acuerdos.

Así se “anima a universidades, empresas y autoridades públicas a establecer lazos y acuerdos para la formación continua”. Es decir, que sea a nivel nacional o incluso regional donde se llegue a estos acuerdos, limitándose Europa a ofrecer un triste consejo.

OBJETIVOS

Como objetivo del encierro en la Facultad de Filosofía y Letras, del pasado 15 de diciembre nos proponíamos:

  • El establecimiento de un debate abierto con los responsables de la aplicación de “Bolonia” en la UCA, con vistas a la celebración de un referéndum vinculante donde los estudiantes manifiesten su postura.
  • Exigir transparencia y una difusión efectiva de la información sobre la reforma.
  • Construir frente a Bolonia una Universidad crítica y con vocación de trabajar para la transformación de la sociedad.

Sin que los planteamientos desarrollados en el debate hayan tenido respuesta institucional posterior, consideramos que nuestra postura está ya claramente expuesta. Por ello, de cara a la convocatoria a nivel estatal del 12 de marzo en oposición a la implantación del Plan Bolonia, centraremos nuestra actividad en los otros dos puntos:

n Supliendo la deliberada desinformación con que se pretende anestesiar a la sociedad en lo referente al Plan Bolonia y a la educación pública mediante una campaña de información a distintos niveles: comunidad universitaria; AMPAS, alumnos y profesorado de Institutos de Enseñanza Secundaria; Asociaciones de Vecinos y otras asociaciones socio-culturales. Solicitaremos también la adhesión de los sindicatos a la convocatoria.

n Elaborando un proyecto alternativo de Universidad, necesariamente abierto a la participación de profesores y alumnos que se quieran sumar a esta iniciativa. Pretendemos concretar este proyecto mediante una serie de actividades a realizar durante la semana previa al jueves 12 de marzo.

Por todo ello, pedimos tu colaboración. Ya sea en forma de adhesión simbólica -firmando en la hoja entregada a tal efecto en cada departamento-, de participación activa en nuestro programa, o de asistencia a las actividades de las que iremos informando -entre las que se incluye la manifestación prevista para el día 12-.

Siendo conscientes de que existen numerosos miembros del profesorado que rechazan el Plan Bolonia, aprovechamos la ocasión para animarles a que se organicen y luchen contra la apatía que amenaza a la Universidad, que es la principal aliada de quienes pretenden imponer esta reforma. Consideramos que vuestra aportación es fundamental para que esta protesta sea efectiva.

Contacto: noaboloniacadiz@gmail.com

  • INFORMACIÓN

    Hemos dejado en la Copistería de la Facultad de Filosofía y Letras de Cádiz a disposición de todo el mundo una carpeta con varios textos sobre el "Plan Bolonia" y la reforma de la Universidad. ¡Ya no hay excusas para decir "es que no tenemos información"!